Fundación Cruzada Patagónica

Publicado en por escabullidos

Lleva más de 30 años acompañando el desarrollo integral de los pobladores rurales del oeste de la Patagonia, a través de dos ejes de acción: la Educación y el Desarrollo Rural.

Fundación Cruzada Patagónica

Cuentan con dos centros educativos agrotécnicos gratuitos: el CEI San Ignacio -en Junín de los Andes, Neuquén-, y el CEA Valle de Cholila -en Cholila, Chubut-, en los cuales los jóvenes del ámbito rural tienen la posibilidad de continuar sus estudios secundarios.

En el área de Desarrollo Rural, Cruzada Patagónica trabaja con las comunidades rurales de Neuquén y Río Negro, centrando sus acciones en el desarrollo de invernaderos, turismo rural, captación de agua, energía alternativa, acompañamiento a artesanos y microemprendimientos productivos.

Sus principales objetivos son:

  • Educar jóvenes con título agrotécnico.
  • Educar en hábitos de trabajo, solidaridad y espíritu emprendedor.
  • Desarrollar la economía de la zona a través de diversificación productiva y apoyo a micro emprendimientos
  • Empoderar a la mujer
  • Trabajar huella ambiental
  • Posibilitar el voluntariado Corporativo.

Ponerse de pie

Un alto porcentaje de la población rural económicamente activa (alrededor del 90%) trabaja en forma informal, y por lo tanto carece de obra social y aportes jubilatorios. La dependencia de los planes asistenciales gubernamentales genera condiciones de pasividad y falta de estímulo ante nuevas oportunidades de desarrollo.

Dentro de un contexto de vulnerabilidad general, los pobladores rurales del noroeste de la Patagonia se enfrentan a grandes obstáculos para desarrollar su producción.

En cuanto a los suelos, las comunidades mapuche no cuentan con espacio suficiente para crecer e incluso mantener la producción histórica, y las comunidades criollas asentadas en zonas rurales también presentan una situación adversa y de subsistencia.

La cría de ganado menor que erosiona el suelo -ovejas y cabras-, la sobreexplotación y los procesos avanzados de desertificación permiten una baja producción de carne por hectárea.

La comercialización de los productos de los pobladores rurales se dificulta por su heterogeneidad, determinada por la escasez de agua y su mal aprovechamiento, la no reproducción de especies forestales nativas y de plantas tintóreas y medicinales, la ausencia de nuevas tecnologías y la limitada oferta forrajera.

Con estas dificultades, la dieta de los niños y las familias en general queda condicionada: es pobre en frutas, verduras y hortalizas, limitándose a víveres secos de la partida provincial con bajo contenido de vitaminas y minerales. Esto genera un alto grado de desnutrición infantil, perjudicando el rendimiento mental y físico, redundando en repitencia y abandono escolar.

Las familias, en busca del crecimiento y la superación, comienzan a interesarse por complementos productivos como el cultivo bajo cubierta, la producción de frutales y fruta fina, la producción de aves, la cría de llamas, la industrialización de alimentos, las mejoras de infraestructuras productivas, las artesanías y el turismo.

De la producción al empoderamiento

El área de Desarrollo Rural trabaja desde un enfoque productivo, ofreciendo a los pobladores rurales oportunidades de crecimiento económico, mejoras en la calidad de vida y fortalecimiento de su capacidad de gestión y organización.
En situación de vulnerabilidad social, los pobladores de las comunidades rurales generalmente viven de la cría de chivas y ovejas, en tierras poco productivas con procesos de desertificación y sin servicios básicos. Partiendo de sus conocimientos y su trabajo, la Fundación Cruzada Patagónica les propone mejoras y diversificación productiva, facilitar el acceso al agua y a la energía solar y desarrollar proyectos de artesanías y turismo, así como también acompañar a comisiones, organizaciones y escuelas.
Las acciones se llevan adelante de manera, con actividades agroecológicas que tienden a la promoción de la biodiversidad y la recuperación de prácticas ancestrales. A través del trabajo con fondos rotativos, junto a los grupos familiares y comunidades se logra también el empoderamiento y el ejercicio de la ciudadanía de los pobladores.

Energía solar para el hogar y la producción

La marginalidad de los pequeños pueblos de la estepa se acentuó aún más en los últimos 50 años. La línea sur de Río Negro no cuenta con energía eléctrica de red, ni para el consumo en el hogar ni para la producción. Algunos parajes utilizan lámparas a kerosén o poseen motor a gasoil para generar energía eléctrica unas horas al día, pero son costosos y se rompen con frecuencia.

Por otro lado, los procesos de desertificación avanzada de la región son agravados por la cría de cabras y ovejas y la falta de planificación en el uso de las pasturas. Los pobladores suelen desplazar los animales en busca de pasturas, con pariciones a campo abierto y altas pérdidas por predación y factores climáticos.

Ante estas dificultades, el área de Desarrollo Rural acerca a los pobladores una propuesta integral a partir del uso de paneles solares. El primer resultado se da en la iluminación doméstica, todo un cambio en la vida hogareña que libera a las familias de recorrer 50 kilómetros o más en busca de kerosén.

Un segundo uso de la energía solar involucra mejoras en la producción, el manejo del ganado y las pasturas. Los alambrados eléctricos son una solución económica y de bajo mantenimiento que permite realizar divisiones en las áreas de pastoreo para simplificar el manejo de los animales, establecer un sistema de descanso y recuperación de los pastizales, garantizar la nutrición de los animales -especialmente durante el parto- y producir pasturas.

Esta infraestructura es acompañada no sólo por asesoramiento en el manejo del ganado sino también con propuestas alternativas como la cría de llamas, más sustentable para el suelo.

Las instalaciones se realizan junto a los pobladores, y en ocasiones con la participación de alumnos de los centros educativos de la Fundación, en el marco de las prácticas de aprendizaje-servicio solidario. El uso de fondos rotativos de inversión, que los pobladores devuelven en cuotas sin interés, evita caer en prácticas asistencialistas, promueve el ahorro y permite llegar a más pobladores rurales.

Además de trabajar en la problemática de la energía la fundación también se encarga de otros ejes también centrales y transformadores para la población como:

  • Autoconsumo y diversificación productiva.
  • El agua.
  • Acompañamiento a organizaciones locales.
  • Acompañamiento a escuelas primarias rurales.
  •  Turismo y Artesanías.

Desde la Fundación.

Desde 1979, acompañando el desarrollo integral de los pobladores de las comunidades rurales del noroeste de la Patagonia.Ya sea a través de la Educación de jóvenes y adultos o del Desarrollo Rural, el espíritu de trabajo es siempre el mismo: acompañar. Partiendo del análisis de sus propios problemas, posibles soluciones y sus capacidades, la Fundación Cruzada Patagónica se acerca a los pobladores de comunidades rurales para ofrecerles educación, capacitación, conocimientos técnicos y recursos para alcanzar un desarrollo integral.

Si querés saber más o contactarte con ellos podes hacerlo a través de:

Administración central San Martín 678 | Q8371DFP Junín de los Andes, Neuquén, Argentina | (02972) 49-1262 | info@cruzadapatagonica.org
Oficina en Buenos Aires Entre Ríos 1446 1ºA | B1636GMB Olivos, Buenos Aires, Argentina | (011) 4790-9366 | fundacion@cruzadapatagonica.org

Fundación Cruzada Patagónica

Te invitamos a comentar y participar de esta discusión. Todo comentario que atente contra los derechos humanos y se centre en la grosería para descalificar, no será admitido en el presente espacio de debate.

Etiquetado en Alternativa Social

Comentar este post